Páginas

lunes, 27 de enero de 2014

¿Cuándo un artículo merece ser citado?



Recientemente leí un artículo que era una verdadera patata, pero ahí estaba, publicado en una revista con impacto. A pesar de que el título prometía, porque ponía en relación dos cosas, aparentemente no relacionadas con anterioridad, el contenido del artículo y la base eran verdaderamente malas.

Esto me hizo reflexionar sobre si debería o no citar este artículo. Creo que, si escribo un trabajo sobre una temática relacionada, probablemente debería citarlo, bien sea por la escasez de conclusiones a las que llega (para motivar mi trabajo) o porque es lo primero que apareció (aunque fuera una patata) en su día, ambos motivos más anecdóticos que científicos.  Porque, si bien, cuando se cita un documento lo que se pretende es:
  • primero, dar muestras de rigor científico al haber consultado la literatura previamente publicada, y compararla con el trabajo que lo cita;
  • segundo, ayudar a otros investigadores a que sigan el curso de la investigación y puedan derivar a otros materiales de su interés;
  • tercero, diferenciar las ideas propias de aquellas de otros autores; y
  • cuarto, y como "subproducto", lo que provocamos es dar "impacto" a un documento que no siempre tiene porque ser enormemente relevante, interesante, correcto o adecuado.
Si citara al artículo-patata las tres primeras pretensiones de una cita bibliográfica se cumplen, pero, ¿y la cuarta? ¿Merece ese artículo recibir más impacto allá de la anécdota? Y si tenemos en cuenta todo lo que puede implicar, en relación a darle una importancia y relevancia a un documento que puede o no puede tenerla, ¿hasta qué punto merece un artículo ser citado?

Esta línea de pensamiento la he encontrado después en un debate en Iwetel sobre los comentarios del premio nobel Randy Schekman (http://www.theguardian.com/science/2013/dec/09/nobel-winner-boycott-science-journals?CMP=twt_fd) y he pensado que podría ser interesante que los artículos citados se presentaran con:
  • algún tipo de orden de importancia;
  • nivel de aplicación y relación con respecto al artículo que lo cita;
  • nivel de contribución al artículo que lo cita, esto es, en qué medida nos hemos basado en el trabajo citado para construir trabajo que lo cita.
Quizá podríamos encontrar alguna forma de mecanismo de rating que nos ayudara a medir su importancia e interés y así nos ayudara a otorgar "su impacto", tanto positivo como negativo, de una forma más acertada. Por otra parte conviene no olvidar que el (factor de) impacto se otorga a revistas, pero no a nivel de artículo individual, por lo que hay documentos que pueden salir beneficiados "inesperadamente".

Seguro que alguien que yo ha pensado esto antes, y no lo he citado ;-) Si conocéis alguna iniciativa que esté trabajando sobre esto, os agradecería que la compartierais.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada