Páginas

domingo, 23 de marzo de 2014

ERMES arranca

Algunos lugares del mundo no tendrían razón de existir sin el arroz. El arroz es mucho más que un alimento primario y tiene un rol social, cultural e incluso religioso muy arraigado. Esto sucede por ejemplo en los países del sureste asiático como China, Vietnam, Tailandia o Filipinas. En números, el sureste asiático produce cerca del 80% del arroz mundial y consume aproximadamente la misma proporción. Pero los números solos sin contexto son engañosos. En estos países asiáticos, la mayoría de la población vive por debajo del nivel de pobreza y depende del arroz como su principal fuente de alimentación. Además, esta área, por su situación geográfica, sufre el azote de tornados, tsunamis, terremotos, y violentas tormentas que pueden simplemente borrar del mapa la próxima cosecha de arroz (entre otras cosas, claro, pero en el contexto de esta entrada, el arroz es lo importante), con el consiguiente problema de hambruna, económico, social y cultural para sus habitantes.  Los pobres vuelven a ser los más vulnerables. 

Europa también es productora de arroz, pero sus números son bastante más discretos: alrededor del 5-10% mundial. Dentro de Europa, Italia (50%) es el mayor productor seguida de España (25%),  Grecia (7%) y Portugal (6%). Los cuatro países mediterráneos abarcan casi la totalidad de la producción europea. Pero si hacemos un zoom en cada país, las áreas arroceras son muy delimitadas. En Italia, por ejemplo, el área arrocera se extiende entre las Regiones del Piamonte y Lombardia, de ahí los famosos risotos. En España, la producción se concentra en la área de La Albufera de Valencia  y alrededores. Quién no ha disfrutado de una paella con la denominación de Arroz de Valencia.

El proyecto FP7 ERMES (An Earth obseRvation Model based RicE information Service) se articula en tres pilares básicos: arroz,  datos y modelos de la Observación de la Tierra, y serviciosSe trata de un proyecto europeo colaborativo subvencionado por el FP7 y en el contexto del programa europeo sobre Observación de la Tierra llamado Copernicus (antes GMES), cuyo objetivo principal es dar valor a las imágenes captadas por satélites misiones Sentinel, por ejemplo) mediante la creación de servicios operacionales para el estudio del cambio climático o la monitorización de la tierra de cultivo. 

Los satélite son clave en este proyecto, pero que nadie se engañe, no vamos a crear el satélite ERMES-1 ni a lanzarlo en órbita! El proyecto ERMES parte de los datos que captan los satélites (datos de Observación de la Tierra), los transformará adecuadamente mediante técnicas de remote sensing para obtener datos procesados (productos) servibles para que modelos matemáticos estimen el comportamiento de la cosecha de arroz (como la estimación de producción o alertas de riesgo) en determinadas áreas de estudio (como la zona valenciana). Ya que al agricultor final no le interesa las imágenes satélites ni modelos complejos de cosechas,  el proyecto también creará servicios web y aplicaciones móviles para que los agricultores y cooperativas puedan aprovechar esas fuentes de datos de Observación de la Tierra originalmente generadas a miles de kilómetros de altura para sus propios campos. 

El grupo de investigación GeoTec de la Universitat Jaume I de Castellón, participa como miembro del proyecto. Nuestro rol se centra en el diseño e implementación de esos servicios de valor añadido para el agricultor. El proyecto acaba de empezar (1 Marzo 2014), y durante los próximos tres años iremos contando qué cosas vamos realizando para el bien del arroz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada