Páginas

miércoles, 7 de mayo de 2014

Somos investigadores invisibles, estadísticamente hablando, claro!

Parece como que se olviden del colectivo de investigadores de las universidades españolas que no ocupan un puesto fijo de funcionario (Profesor Titular, Catedrático, etc.) cuando se trata de estudios sobre la evaluación de la producción científica en España. 

Esto viene a colación porque recientemente he leído un artículo en la Revista Española de Documentación Científica, donde los autores realizan un análisis de la actividad científica de las universidades públicas españolas en el área de las tecnologías informáticas. Como informático de formación, e investigador de profesión, me llamó enseguida la atención. Los autores parten de la lista oficial de profesores universitarios funcionarios de todas las universidades españolas para recoger todos los artículos científicos publicados en un periodo de tiempo. Luego realizan el análisis de los datos y la discusión pertinente. 

Mi crítica no va con el estudio en sí, el cual es lícito y de valor en cierto modo en cuanto a política científica. Mi enfurecimiento se desata cuando leo estadísticas descriptivas calculadas por los autores como el número de artículos por categoría de profesor, citaciones recibidas por artículo, número de colaboradores internacionales por artículo, y similares que todos conocemos. Si se produce, digamos, 100 artículos en un año por los 25 TU de una universidad, una simple división deja claro que cada profesor TU genera 4 artículos al año de media. Y basta. Toda la producción científica dividida equitativamente. 

No importa si un TU ha escrito 12 artículos mientras otros dos colegas ninguno, al final la media es 4. 

No importa si un artículo viene firmado por investigadores postdocs, predoctorales u otros investigadores no pertenecientes a la plantilla de profesores funcionarios, al final el único TU que firma el artículo es el único en recibir la gloria estadística.

No importa que la mitad de la plantilla investigadora de las universidades españolas sea no funcionaria, al final los caprichos de la estadística siempre recaen en la otra mitad funcionaria. 

Después de leer el artículo, mi primer pensamiento ha sido: "vaya, no contamos para nada estadísticamente hablando, claro. Eso me consuela. Pero por ciento, no mucho más estadísticamente no hablando". ¿Para cuando algún estudio que analice en su justa medida la investigación profunda e invisible (en analogía a la Deep Web), realizada por los investigadores no funcionarios de este país? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada